1. Introducción

Actualmente y en los próximos meses se esperan grandes cambios a nivel internacional, europeo y nacional en cuanto a la regulación del mundo del Cannabis/Cáñamo (Hemp tal como lo conocen los anglosajones).

Antes de explicar el cambio que se ha aprobado en el parlamento europeo es importante distinguir  qué es el Cáñamo (Hemp) y el Cannabis. El cáñamo es el conjunto de variedades de cannabis destinadas al uso industrial y alimentario y el Cannabis es el nombre que reciben una serie de preparados procedentes de la Cannabis sativa para uso médico o lucrativo dos plantas que pueden dar lugar a confusión, pues, aunque pertenecen al mismo género, las diferencias tanto a nivel morfológico, como en la composición de sus principios activos han hecho que estas dos caras de la misma moneda tengan usos muy diferentes.

Las dos pertenecen a la misma familia,Cannabis. Sativa. L, aunque estas dos plantas presentan rasgos diferenciadores (morfología, uso y composición) que las distinguen como dos variedades. Estas diferencias, se han ido acentuando ya que mientras el cáñamo se ha cultivado y moldeado con el fin de obtener materias primas (semillas, fibra, celulosa…), en el caso del cannabis  se ha buscado potenciar su efecto psicoactivo y su cultivo y selección se han enfocado sobre todo en incrementar los niveles de THC.

Desde la Convención de estupefacientes del 1961, de Naciones Unidas se estableció que la autorización de cultivo de la AEMPS (o la agencia europea de referencia) no es de aplicación al cultivo de la planta de Cáñamo destinado exclusivamente a fines industriales, es decir, aquellos cuyo destino sea la producción de fibra y semillas. Esta autorización es preceptiva si la finalidad de estos cultivos no es el cultivo industrial de cáñamo (obtención de fibra o semillas), incluso cuando se empleen semillas certificadas de variedades inscritas en el Catálogo común de variedades de especies de plantas agrícolas de la Unión Europea en el que hasta ahora, únicamente figuraban las variedades de Cannabis de bajo contenido en tetrahidrocannabinol (THC 0,2%).

2. ¿Qué ha votado a favor el Parlamento Europeo?

El Parlamento Europeo ha votado el 23 de octubre del 2020 a favor de aumentar el nivel de THC autorizado para el cáñamo industrial “en el campo” del 0,2% al 0,3%, un paso crítico en el proceso de restablecimiento de ese nivel de THC para el cáñamo europeo. Este nivel ha ido variando a lo largo de los años, en 1984 se estableció por primera vez un limite de 0,5%, posteriormente se redujo a 0,3% y finalmente la Unión Europea en 1999 ajustó aún más la cantidad permitida de THC para el cáñamo al 0,2% en un esfuerzo equivocado destinado a prevenir el cultivo de  cannabis en los campos de cáñamo industrial

La propuesta, defendida durante mucho tiempo por la EIHA (European Industrial Hemp Association) , se incluyó en la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) aprobada el 23 de Octubre por el Parlamento Europeo.

3. Implicaciones

Las implicaciones más importantes son:

  • La EIHA siempre ha argumentado que aumentar el límite de THC al 0.3% no tendría un efecto notable en la producción ilícita de cannabis, citando repetidamente estudios que han demostrado que no hay más riesgo de seguridad en el cáñamo que contiene 0.3% que en el cáñamo con 0.2% de THC. A medida que se mantenía ese límite, Europa se encontraba cada vez más en desventaja a medida que la legalización del cáñamo se extendía a nivel mundial y la mayoría de los países adoptaban limites de THC del 0,3%-1%
  • La barrera del 0,2% de THC ha demostrado ser un obstáculo para los productores de CBD porque el CBD en el cáñamo aumenta en proporción al THC. Por lo tanto, no se ha incentivado a los científicos e investigadores europeos a desarrollar variedades de semillas de alto rendimiento y cepas con alto contenido de CBD que ahora tienen una gran demanda. Estas cepas carecen de THC significativo, pero aún pueden superar el límite del 0,2%.
  • Recuperar el nivel al 0,3% permitirá mejoras sustanciales en la calidad y cantidad de productos vegetales. Hoy en Europa, los productores de cáñamo cultivan más o menos 60 variedades autorizadas.  Si Europa aumenta el nivel de tetrahidrocannabinol, las variedades disponibles en el mercado serán más de 500. Las variedades con un nivel más alto de THC son más resistentes a las enfermedades, tienen fibras robustas y crecen rápidamente.

Desde Qualipharma os seguiremos informando de los cambios que vayan teniendo lugar en este apasionante mundo del Cannabis

Cannabis Medicinal

¿Te ha resultado interesante este artículo?
Comparte este artículo
Suscríbete a nuestro newsletter

Recibirás información útil y consejos sobre validaciones, calibraciones, consultoría y cursos.

Comentarios

Deja una Respuesta